alternativas a la lejia

Normalmente, en la mayoría de los hogares utilizamos productos de limpieza que cuentan con sustancias químicas que son potencialmente peligrosas para nuestra salud. Solemos adquirir estos productos debido a la eficacia que creemos que tienen y porque son los que hemos utilizado toda la vida. Lo que realmente no sabemos es que existen alternativas a la lejía, amoniaco y al el resto de productos del hogar los cúales son perjudiciales tanto para nuestra salud como para la del planeta y… ¡Ya es hora de que esto cambie!
Con el fin de concienciar a la población y explicar objetivamente la verdad a cerca de estos productos, vamos a analizar uno a uno los artículos de limpieza más utilizados en los hogares, explicando tanto sus aptitudes como sus riesgos.
Hoy hablaremos de uno de los más usados, la lejía.

Lejía

Lejía es el nombre que le hemos atribuido al compuesto químico Hipoclorito de Sodio (NaClO) diluido con agua. Químicamente fue creada para su uso como desinfectante de diferentes superficies, pero con el paso del tiempo se ha ido comprobando y añadiendo su uso como blanqueador, debido a la habilidad de este producto para destruir colorantes.
Destaca en el mercado debido a su eficiencia, su bajo coste y a las múltiples funciones que le podemos dar a este producto, limpieza de baños, cocinas, suelos etc. Sin duda es uno de los artículos de limpieza más habituales y usados en el hogar.

Análisis de Etiquetas

¿Te has detenido alguna vez a leer las etiquetas que acompañan a los productos de limpieza? En ellas explican brevemente sus peligros y posibles daños para la salud de las personas.
No suele ser en lo que más nos fijemos, ni un motivo en el que nos basemos a la hora de elegir nuestros productos, pero deberíamos prestarle más atención porque es nuestra salud la que se ve perjudicada.
La imagen adjunta es ni más ni menos que la etiqueta de una conocida marca de lejía. En la parte trasera de ésta se explican sus múltiples consecuencias en letra pequeña.

etiqueta trasera lejia

(Explicación literal)

  • “Manténgase fuera del alcance de los niños”.
  • “Irrita los ojos y la piel: En caso de contacto con éstos lávense inmediata y abundantemente con agua y acúdase a un médico”.
  • “No ingerir: En caso de ingestión, acúdase inmediatamente al médico y muéstrele la etiqueta o envase”.
  • “¡Atención¡ No utilizar con otros productos: Pueden desprenderse gases peligrosos (cloro). En contacto con los ácidos, libera gases tóxicos. No mezclar con amoníaco, salfumán o limpiadores ácidos”.

riesgos lejia

Este producto de limpieza presenta peligros aparte de los ya nombrados como quemaduras de piel y problemas respiratorios como aumento del riesgo de asma.
¿De verdad te gustaría tener un artículo así en tu hogar? ¿Prefieres utilizar un producto que perjudique tu salud pudiendo utilizar otros que no lo hagan? ¡Opta por opciones más saludables, elige alternativas a la lejía!

En otra etiqueta más pequeña que la anterior y casi imperceptible se adjuntan algunos de los compuestos que contiene el producto.

Explicamos cada uno de ellos y analizamos el daño que presentan tanto para las personas como para el medio ambiente.

etiqueta lejia

  • Blanqueantes clorados: Son decolorantes, compuestos tóxicos muy perjudiciales para los ecosistemas pertenecientes a aguas residuales. Se acumulan en los tejidos de los seres vivos, por lo que no se pueden metabolizar, además de provocar otros problemas para la salud como disfunciones hormonales.
  • Tensoactivos aniónicos: A pesar que existen tensoactivos naturales como el jabón y saponinas, normalmente se utilizan derivados del petróleo y se encuentra en detergentes y otros productos disolventes de grasa. Estas sustancias interaccionan con el medio ambiente a través de las aguas residuales formando espumas que provocan la disminución de oxígeno y el aumento de toxicidad de algunos compuestos del agua, contaminando ríos, mares y en consecuencia los seres vivos que viven en ambos medios.
  • Perfume: En los productos convencionales los perfumes son derivados del petróleo. Si observamos en la etiqueta únicamente se refiere a perfumes, pocas empresas dedicadas a estos artículos etiquetan los componentes que contienen sus “fragancias”, ya que no tienen la necesidad de enumerar los ingredientes químicos que llevan éstas. Lo cierto es que son perfumes sintéticos derivados del petróleo elaborados químicamente en un laboratorio y nuestro cuerpo está en constante contacto con ellos. Debido a los vapores que desprenden desencadenan problemas cutáneos, alergias y dificultades respiratorias.

Alternativas a la lejía

Os mostramos tres alternativas a la lejía. Una de ellas es la opción comercial y las otras son alternativas caseras igual de eficaces.

  • Vinagre: Es un desinfectante natural debido a su concentración de ácido acético y en menor cantidad de ácido tartárico y cítrico. Tiene muchísimas funciones dentro de una casa. Nos sirve para limpiar baños cocinas, cristales etc. De una manera ecológica y responsable con el medio y con la salud de las personas.

Es recomendable utilizar el vinagre diluido con agua a partes iguales, ya que al ser ácido puede dañar algunas superficies.

  • Limón: Ingrediente que actúa como agente limpiador para el hogar. Debido a sus múltiples habilidades como desinfectante, blanqueador y antibacteriano, es un perfecto sustituyente de la lejía.
  • Peróxido de Oxígeno: Como alternativa comercial os presentamos al peróxido de oxígeno. Formado por el compuesto químico H2O2, es básicamente agua con un átomo de oxígeno y destaca por sus múltiples propiedades oxigenantes y de desinfección. Es un perfecto sustitutivo de la lejía que te permite realizar una limpieza saludable y segura.

Ahora ya conoces un poquito más los efectos de la lejía y las consecuencias que tiene en nuestra salud y la del medio ambiente. Esperamos que el artículo te haya servido de ayuda y que a la hora de elegir tus productos de limpieza optes por alternativas a la lejía, más saludables y responsables con el medio.
Infórmate de ¿Por qué elegir productos de limpieza ecológicos? y de los falsos mitos existentes sobre este tipo de limpieza 

Dejar un comentario